Tuesday, June 10, 2008

Complaintopia: Los enjendros de Holt Renfrew

Hay un lugar muy genial aqui en Calgary para las personas que vomitan dinero llamada Holt Renfrew - la madre nodriza de los picudos, donde se junta la crema y nata de la comunidad bisnes; un lugar donde los mortales que pasan por ahi son acediados con las miradas fulminantes de las señoras cincuentonas rellenas de botox y los chavos con trajes de diseñador que se contonean mientras hablan con su blacberri. Un lugar donde, si un guey descarado entra con pantalon de mezclilla roto, corre el riesgo de ser linchado y apaleado por atreverse a entrar a tan exclusivo recinto.

Porque es tan genial este lugar? Porque me da material pa' criticar agusto por mucho, mucho rato. Porque el dia que mi ex-jefa (desde ahora bautizada como Mrs. German Shepherd) me llevo, me di cuenta de lo mucho que odiaba ese lugar. Ese dia me pidio que la acompañara a refrigerar su abrigo de piel de castor - yo confundida por tal enunciado, me llene de curiosidad y decidi ir con ella.

Me imaginaba un refrigerador como de matadero, donde las vacas estan descuartizadas y colgadas llenas de sangre; pues resulta que las unicas vacas que vi fueron las señoritas que atendian ese departamento.

Mi jefa entro con tal comodidad y fue saludada por las empleadas que brillaban de pulcreza, como si todos los dias tuvieras que sacar/meter tu ropa al refrigerador.

Mientras ella daba instrucciones para que su abrigo estuviera en optimas condiciones para el proximo invierno, yo me entretenia viendo los precios exhorbitantes de los suetercitos escualidos que eran mas delgados que un kleenex. Nadie se acerco a preguntarme el clasico "necesita ayuda?" pues sabian que mi macilento ser de tenis mugrosos y playera jamas podria adquirir algo de la tienda.

Cuando salimos Mrs. German Shepherd trataba de convencerme que era una buena idea comprar ropa de buena calidá porque duraba mas que la ropa chafita de los Gualmarts, entonces, siguiendo esa logica, era la mejor inversion que yo podria hacer.

Me quede pensando en lo que me decia y llegue a la siguiente conclusion: El hecho de que tenga o no tenga dinero, no me va a hacer un enjendro holt-renfrewesco. Ella consume porque se ve presionada a seguir los patrones de los mamones ejecutivos que trabajan con ella. Si a mi me presionan, los mando directito a la chingada

1 comment:

  1. Heh, una tienda de esa calaña no merece halagos mas conmovedores que los tuyos, y los clientes si se merecen un poco mas, pero aun asi la idea es la misma.
    Dado que soy el admirador numero 1 de tu site, me veo en la penosa necesidad de decirte de un error: No los puedes mandar a la chingada! Seguro tomarian el sentido literal, y pudieran pensar que en la "chingada", un pueblo mexicano, hay un holt renfrew, y yo no los quiero aqui, gracias.

    Lo mejor es que los mandes a la VERGA. Pero no a cualquiera. A la VERGA de Osama. Seguro se divierten, aunque corremos el riesgo de que le recorten la barba y lov istan bonito, muy al estilo de Queer eye. En este caso seria algo como: Pretentious eye for a poor guy.

    Heh, putos.

    ReplyDelete